Hotel en residencia histórica en Venecia

| Hotel 4 estrellas en un palacio histórico de Venecia en una elegante residencia histórica de Venecia

hotel romántico en Venecia
hotel encantador en Venecia

La guía de Venecia

Siempre actualizada, repleta de información, consejos y curiosidades, la guía turística perfecta para preparar y realizar una estancia en Venecia y sus alrededores...



hotel encantador en Venecia

La familia

La familia Pasotto gestiona desde al menos veinte años el Hotel Giorgione, fortaleciendo cada año su pasión por la hospitalidad...

hotel encantador en Venecia

Photogallery: Historia

>>

El presente

Ilde, de 95 años, deja el Hotel a su sobrina preferida Cecilia Dolcetti. Gracias a su marido Luciano Pasotto, un astuto hombre de negocios, el Hotel es restaurado y transformado en la actual magnífica residencia de 4 estrellas.

Historia

Un antiguo palacio de Venezia constituye el trasfondo de la historia del Hotel Giorgione, una antigua residencia de 4 estrellas situada en el barrio de Cannaregio, desde siempre, uno de los ejemplos más brillantes de la hospitalidad veneciana. Una romántica historia de pasión y… dulzura.

La historia del Hotel Giorgione comienza en la tienda de la calle dei Frati en Santi Apostoli, donde se conservan los dulces producidos por la familia Dolcetti de Venecia. Reestruturado a principios del s. XIX, el edificio tomó el nombre de Hostaria, una acogedora posada que disponía de un anexo para jugar a las bochas.   

A finales del siglo, compraron la casa situada junto a la tienda y fue posible ampliar la posada. Fue bautizada de nuevo con el nombre de Hotel Giorgione, en honor a uno de los pintores con más talento de la época: el pintor Giorgione, un personaje fascinante que con sus habilidades encantaba a la aristocracia de Venecia.

En una ciudad cosmopolita como Venecia, gracias a la gestión apasionada de Giovanni Dolcetti, experto en arte y especialista en obras de pintura, el hotel se convirtió en el destino preferido de literatos, diplomáticos y turistas extranjeros, ofreciendo sus servicios más modernos en habitaciones que proporcionan la sensación inestimable de sentirse «como en casa».

Los años siguientes, confiaron la gestión del hotel a Ilde Scarpa y a su marido Gustavo Dolcetti, que sucedió a su hermano Giovanni, ya que falleció a temprana edad y dejó a su mujer la tarea de mantener alto el nombre de lo que antiguamente era una posada.

Ilde, una joven mujer inteligente y culta, dedicó al Hotel Giorgione mucha atención, manteniendo el servicio en niveles excelentes en todo momento, fiel a su filosofía de considerar al cliente como a un «invitado en casa», un amigo leal que siempre vuelve para dejarse envolver por el encanto de Venecia. Esta filosofía sigue siendo la razón de ser del Hotel Giorgione.